Desde que nacieron, las redes sociales nos han cambiado la vida por completo. En tan corto periodo de tiempo han modificado la manera en la que los individuos entablamos vínculos afectivos y profesionales, pero también han revolucionado las reglas del juego en cuanto a la forma en la que los consumidores nos relacionamos con las empresas.

A menudo se utiliza el término “social media” (o medios sociales) como sinónimo de «redes sociales», pero no son lo mismo. La diferencia básica, es que el primero engloba al segundo. Los medios sociales operan con plataformas y herramientas online (redes sociales, blogs, foros, comunidades de usuarios, etc.) que están al alcance de cualquier persona para que pueda expresar su opinión y hacer llegar su mensaje al resto de individuos, empresas o instituciones. Todas estas herramientas surgen con la popularización de la web 2.01, las cuales permiten que cualquier persona pueda expresar su opinión en internet de forma rápida y sencilla.

La comunicación 2.0 permite pasar de la comunicación unidireccional a no sólo la bidireccional, sino a la multidireccional. El mensaje es recibido por el receptor, que puede responder al emisor, interactuar con otros receptores, compartir esa información con otros receptores distintos, los cuales a su vez pueden participar en lo que claramente podemos definir como una conversación. 

Estas plataformas le permiten alzar la voz y exigir a los emisores tradicionales que se satisfagan sus necesidades.

En definitiva, los medios sociales son todas aquellas herramientas que nos permiten hablar, escuchar, dialogar e interactuar con otros individuos, empresas e instituciones; aquellas que nos ponen en contacto con una comunidad formada por personas con intereses afines a los nuestros o a los de la compañía para la que trabajamos; y aquellas que destruyen el tradicional esquema de emisor y receptor y fomentan la interacción entre todos los usuarios, proponiendo un nuevo paradigma de comunicación.