Miles de salvadoreños salieron este lunes a las calles en plena cuarentena domiciliar obligatoria por la COVID-19 en busca de un bono de 300 dólares para la alimentación anunciado por el presidente del país, Nayib Bukele, para más del 75 % de los hogares, según pudo constatar Efe. Los ciudadanos, entre ellos ancianos y adultos acompañados de niños, se aglomeraron en las sedes del Centro Nacional de Atención y Administración de Subsidio (CENADE) de diferentes ciudades e hicieron filas que se extendían por cientos de metros. La noche del viernes, el mandatario salvadoreño anunció el lanzamiento de un sitio web en el que los ciudadanos debían ingresar el número de su documento de identidad para saber si eran beneficiarios del bono, pero el mismo colapsó por la cantidad de ingresos. De acuerdo con las proyecciones gubernamentales, dicho bono alimenticio por 300 dólares le representará al Estado una inversión de 450 millones de dólares. El domingo, Bukele anunció el nuevo sitio web y pidió a las personas que consideraban que necesitan el dinero y no aparecían como beneficiarios que ingresaran su reclamo o visitaran el CENADE "más cercano".