Las principales empresas tecnológicas de Estados Unidos, entre las que se encuentra Google, dejaran de vender componentes y software al gigante chino de las telecomunicaciones Huawei, lo que podría detener el crecimiento de la empresa y tener impacto en el mercado europeo y latinoamericano.