Galaxy S8, el próximo smartphone con el que Samsung quiere recuperar el terreno perdido por el Note 7, estrenará el superchip móvil Snadragon 835, aseguran medios asiáticos.
Una información que no extrañará a nadie después del anuncio de la alianza de Qualcomm y Samsung por el que éste fabricará los chipsets del primero en procesos avanzados FINFET de 10 nanómetros.
El Snadragon 835 será el chip móvil más potente y avanzado del mercado, con una CPU Kryo 200 con ocho núcleos de procesamiento y una GPU Adreno 540. También contará con soporte para el formato de almacenamiento UFS 2.1 y un módem capaz de de alcanzar velocidades de descarga de 1 Gbps.
Lo mejor llegará de la rebaja del consumo, un 40 por ciento, lo que ofrecerá “mejoras significativas”en la vida de la batería. En rendimiento, la compañía asigna un 27 por ciento superior al Snapdragon 821. Samsung presentó recientemente los Snapdragon 653, 626 y 427 y el primer módem 5G.
En cuanto al Galaxy S8, será el próximo buque insignia de Samsung en smartphones y todo indica que será presentado en el Congreso Mundial de Móviles 2017 que se celebrará del 27 de febrero al 2 de marzo en Barcelona. Contará con un nuevo diseño, mejora en el sistema de cámaras, gran aumento de rendimiento y un nuevo asistente, procedente de la compañía Viv recién adquirida por Samsung.
Por lo demás, Galaxy S8 repetiría las dos versiones del S7 con pantallas Super AMOLED, una estándar con pantalla de 5,1 pulgadas y otra de 5,5 pulgadas con diseño “edge” que ampliaría las curvas de los laterales a la parte superior. Una de las grandes novedades sería una resolución nativa de 3840 x 21604 píxeles, lo que lo convertiría en el primer móvil de Samsung con resolución 4K.
qualcomm-snapdragon-830-580x358