La mayoría de las personas usan la señal Wifi en la oficina, en la casa, en la cocina, etc. Sin embargo muchos desconocen dónde colocar exactamente el router a fin de que no te quedes sin señal. Aquí los sitios en donde no debes ponerlo.
1- Pegados a la pared: Si creemos que la señal golpea la pared y se difunde por todos los lados, podría funcionar sólo en la habitación que colocas el router, pero ello podría dejar sin conexión en toda la casa.

2- Armarios: Al igual que las paredes, es algo que se debe hacer frente se quiera o no en una vivienda. Hay que tener presente de qué tipo de material está construido el armario, ya que aquellos que posean una estructura metálica pueden llegar a anular por completo la señal.

3- Baldosas: Un problema que nos podemos encontrar en las cocina, baños o incluso el suelo. Aunque no logra alcanzar el nivel de atenuación del metal poseen un nivel bastante alto. Es una de las principales causas por las que la señal de una conexión Wifi llegue con dificultad a pisos inferiores y superiores de una vivienda.

4- Elementos de la naturaleza: En el
caso de disponer una conexión inalámbrica que cubra nuestro jardín o parte de él hay que decir que los árboles, arbustos o incluso el agua de las piscinas o estanques pueden actuar como atenuadores de la señal.

5- Techos: Al igual que sucedía con las paredes, el material del que están construidos los techos influye y mucho a la hora de hacer llegar la señal a una planta superior. En el caso de disponer de un falso techo sería una buena opción recurrir a él para ocultar la ubicación de nuestro router y así conseguir que la señal llegue tanto a la planta de arriba como a la de abajo en condiciones más o menos aceptables.

6- Encerrar el router: Simplemente esto generará a que te quedes sin Wifi por largo rato.